Las instalaciones educativas necesitan ser desarrolladas considerando algunos ítems como el uso primario, la edad del grupo y el objetivo de aprendizaje. La imagen tradicional de una clase estándar en la que el profesor está parado frente a un grupo de alumnos sentados y mirando hacia él es obsoleta. Los espacios de aprendizaje deben ser flexibles y planeados para múltiples usos. La expansión de las tecnologías de información, los modelos de aprendizaje colaborativos, las experiencias de prototipado y las actividades basadas en proyectos nos conducen necesariamente  a repensar los espacios educativos tradicionales y las relaciones espaciales.

Podemos organizar un equipo de profesionales especializados en diseño escolar para planear y construir instalaciones basadas en normas internacionales de seguridad, requisitos de espacio y consideraciones ambientales. Los proyectos pueden incluir, pero no se limitan a, “Learning Commons”, Laboratorios de “Design Thinking”, “Makers Spaces”(Espacios para Crear), Eco- Espacios, Laboratorios de Aprendizaje y Cocinas Experimentales.