Las prácticas educativas de calidad basadas en investigaciones deben estar en el núcleo de la finalidad definida, dirección de mejora, programación académica, desarrollo de instalaciones y redes de comunicación establecidas para orientar una organización escolar eficaz y maximizar el desempeño académico del alumno.