La tecnología es uno de los tantos recursos capaz de desarrollar habilidades de pensamiento de orden superior y cautivar a los estudiantes. Defendemos y ayudamos a proyectar la implementación estratégica de la tecnología para auxiliar a los docentes y enriquecer sus actividades didácticas. Los profesores eficaces tienen a su disposición un conjunto extenso de herramientas tecnológicas que tienden a mejorar la experiencia de aprendizaje de los alumnos y que logran conectar con sus intereses individuales, motivándolos a aprender.   

La tecnología en sí misma no es necesariamente innovadora. La innovación está en la aplicación de la misma para mejorar la eficiencia, la experimentación, la resolución de problemas y la estimulación de la creatividad. Cuando se trata del uso de la tecnología, la cuestión es: ¿de qué manera la aplicación de una solución tecnológica va a mejorar el desempeño profesional y enriquecer la experiencia de los alumnos? Existe una amplia gama de posibilidades; sin embargo, creemos que la tecnología puede ser especialmente eficaz cuando se usa para:

  • Investigación primaria
  • Recopilación y registro de datos
  • Colaboración y comunicación
  • Organización, creación, publicación y presentación de información

Cuando es usada como un medio para un fin, la tecnología es un vehículo eficaz para promover la comprensión y mejorar el aprendizaje del estudiante.